20 mar. 2014

¿Días nublados? No te preocupes, que volverá a salir el sol.

Todos tenemos días malos en los que todo lo que pensamos es negativo; actuamos de forma desganada, siempre cabizbaja, con ojos al suelo y brazos cruzados.
Tus pensamientos se concentran en todo lo que te preocupa de tu alrededor. Incluso aunque no sea preocupante, lo miras y analizas desde un punto de vista alarmante, ofreciéndole mayor incapié que de lo que en realidad tiene.
Pero seguro que hay un tema en el que todos reflexionamos en días así: nosotros mismos. Sí, me refiero a nuestra personalidad, actitud, conflictos pasados, críticas que se te han clavado...
Yo, personalmente, siempre pienso en que podría ser distinta: cambiar. Eso es, cambiar mi forma de decir las cosas tan impulsiva cuando me bañan de críticas o se encaran hacia mi. Pensar las consecuencias que tendrán lo que diga o haga antes de ponerlo a prueba.
Me gustaría, tambien, borrar todo lo malo que he hecho o me ha pasado, y tener la oportunidad de rehacerlo de otra manera. Tener fuerzas para solucionar todos los problemas existentes y saber hacerlo bien.
¿Qué queréis que os diga?, ojalá pudiera o pudiéramos tener superpoderes que concedieran todo lo anterior, pero señores/as: si nacimos prescindiendo de poderes y seguimos evolucionando sin ellos será porque la esencia de la vida está en esto, en equivocarse, caerse, levantarse, almacenar experiencias por tu largo o corto camino...
Se que te sientes aisaldo, solo, inferior a los demás, prescindible para la gente a quien quieres y poco valorado; es decir, tan solo uno más. Pero, ¿sabes qué?, este día ocurre sólo cada X tiempo, así que en vez de ponerte a escuchar música melancólica y arruinarte aún más el día, ponte una canción que te traiga un buen recuerdo o te saque una sonrisa, y no desperdicies un día entero desconsolado pudiendo disfrutar aunque sólo sean unas horas de entretenimiento y una pizca de felicidad, que sobrará para al menos acabar el día.
Porque ya sabéis: lo que importa no es como empieza, sino como se acaba.

15 mar. 2014

Españoles: ¡se están riendo de nosotros!

Vivimos en una sociedad en la que no se reconoce el esfuerzo de cada uno, el sudor, las ganas, el empeño. Que mientras unos trabajan en condiciones pésimas donde se aprovechan de él, otros trabajen la mitad que él y mejor recompensado. Donde a las familias se les quitan las casas cuando no pueden pagarlas porque ninguno le ofrece un trabajo con el que ganar dinero. Donde se deja morir a la gente en la calle pero no morir en el vientre abortando aún cuando las condiciones que les esperan son pobres. Sociedad en la que niños y niñas de 13 años ya fuman y beben alcohol por culpa de estancos y chinos que dejan que compren de forma ilegal mientras las autoridades no lo impiden aún siendo conscientes y sabiendo que sus propios hijos podrían ser uno de esos niños. En la que los conflictos del pasado siguen azotando el presente porque jamás ningún político quiso la paz realmente; en una sociedad en la que respondemos a los enfrentamientos mediante armas. No nos toman enserio a los ciudadanos porque sólo les preocupa que ellos estén bien.
Los asuntos de razas siempre estarán presentes entre nosotros, aquellos españoles que discriminan el catalán cuando están utilizando catalanismos sin saber que lo son. Aquellos que se mueven por el fútbol y se pelean si pierde su equipo, o por apuestas perdidas, disputas entre cuál es el mejor y demás ignorantes motivos.
La actual sociedad es esa en la que no importan tus conocimientos, sino cuántas carreras tienes; que no te seleccionarán si hay una candidata más atractiva que tú; que si sales por la TV o eres famosa, te cogerán antes, a pesar de que otra persona tenga el doble de carreras o experiencias que tú. Una sociedad corrupta donde nos esconden dinero, juegan con él, nos hacen pagárselo todo, donde nuestro sueldo no es superior a todo lo que tenemos que pagar de luz, agua, gas, seguridad social, hacienda, etc., y eso en el hipotético caso de que trabajes.
Donde los políticos ganan 5 veces más dinero que un cirujano, el cual se dedica a salvar vidas, a ayudar a la gente; y aún con su sueldo tenemos que pagarles a ellos todas sus comidas, ordenadores, tablets, taxis, el Internet y demás. Ellos sólo están obligados a asistir a su trabajo 1 vez cada 2 meses, y nosotros, los trabajadores, tenemos 1 día de descanso si damos gracias, a precio de un salario pésimo. Hay políticos incluso que ni siquiera tienen su carrera.
Es vergonzosa esta situación: ver como se rien en nuestra cara, como juegan con NUESTRO dinero y lo invierten en paraísos o trapicheos nada beneficiosos para nosotros.
Nos están robando nuestro dinero a nuestra costa, nos están robando sanidad y educación con el fin de que seamos unos pésimos ciudadanos sin conocimientos para no darnos cuenta de lo que hacen, para que no sepamos lo que traman, para asentirles a todo lo que hacen y creernos todo lo que dicen.
¡Abramos los ojos!

No te asustes

Cuando te hablen de selectividad, cuando te digan que nadie ha podido llegar hasta donde tú quieres, cuando te digan que no lo vas a conseguir ni aunque sudes sangre, que es imposible o demasiado para lo que tú aspiras.
No dejes que nadie te defina o ponga tus propios límites, te cuestione tus capacidades o simplemente te niegue que tengas suficientes, y en vez de replicarle las cosas, coge fuerzas y sigue construyendo y ejercitando tus capacidades para que en un futuro, esa persona que te puso en duda se de cuenta de que tú has llegado mucho más alto que ella. Y en ese momento, no te sientas superior a él, sino sigue haciendo lo que haces sin creerte mejor que nadie; se honesto y honrado, callado pero respondiendo y demostrando las cosas con los  hechos, trata de igual a todo el mundo, y sobre todo, NO TE DEJES PISAR POR NADIE. La críticas son piedras; piedras que tú cogerás con mucho gusto para construirte una casa; casa que será construida gracias a las críticas de los demás.
No finjas que eres fuerte cuando no lo eres, la fuerza te viene sola tras muchas caídas y pedradas. Ni finjas llorar cuando no sea lo que quieras expresar. No des una apariencia falsa de ti, ni vistas como todos sólo porque sea la moda. NO NOS EQUIVOQUEMOS: la personalidad se crea, se va formando. Por lo que crea la tuya propia, no seas el espejo de nadie, porque no hay nada mejor que ser tú mismo/a, tener tu estilo, tus cualidades, tu manera de ver las cosas, tus gustos, aficiones... Y si eres diferente al resto, dale tiempo, que verás como después hay gente haciendo cola para poder ser como tú.